lunes, 2 de mayo de 2016

Cuidar el planeta, nuestra obligación

Tierra y agua


Hasta el día de hoy, el planeta tierra es nuestro único hogar, a través de nuestra historia hemos vivido muchas cosas buenas y malas. Por su inmensidad y diversidad creemos que es eterno y duradero. Gracias a la ciencia y con el aumento de la esperanza de vida, la población humana crecerá cada día más a pasos agigantados, algún día aumentará su número y se multiplicará, mientras la tierra seguirá siendo la misma y aunque no parezca un futuro inmediato es necesario actuar desde ahora. 

A pesar de haber olvidado el origen del dinero que representa en cifras e indirectamente una representación del valor de nuestro trabajo (Ver El origen del dinero y los bancos). Las guerras económicas de las potencias mundiales han hecho que olvidemos cuidar nuestro entorno. Si a través de la evolución nos permitió estar en un lugar privilegiado por encima de todas las especies por una inteligencia única, asimismo debemos saber las consecuencias de no cuidar nuestro planeta. 

Cada familia o persona ocupa un lugar físico que le puede llamar mansión, casa, apartamento o cualquier término para referirse al lugar de varios metros cuadrados dónde duerme o habitan personas, así mismo es un área que le roba a la tierra aunque ésta no lo reclame. Puesto que en el sitio destinado para ello, vivieron plantas y animales, las cuales fueron destruidas para que esté cómodo.

La guerra de las fronteras (países) requiere desarrollar tecnología y de materias primas que provienen de la naturaleza y a su vez contaminan la misma, contaminando el entorno y el planeta por consiguiente. Las consecuencias de la misma ya se están notando y cada vez serán peores.

Hacer que un humano viva los años que le corresponde, le cuesta al planeta miles de vidas animales y vegetales, éstas vidas fueron tomadas con el objetivo de alimentar la nuestra para su subsistencia. La mínima obligación de nosotros los humanos con el medio ambiente, es cuidarlo. Nuestra omisión es muy cara para todos nosotros, si el único planeta hasta ahora dónde podemos vivir se acaba o es deteriorado gravemente (como ya se empieza a ver) ni por todo el oro del mundo compraríamos otro. 

Si bien colaboraríamos mucho sembrando plantas, ayudando a la preservación de especies animales. Los verdaderos contaminantes son las grandes fábricas, las cuales despreocupan a todos los gobiernos del mundo, puesto que el objetivo primordial es la economía. Aunque se están haciendo avances en su favor, nuestra obligación con la tierra es la erradicación de fábricas contaminantes o emisión de residuos contaminantes. 

La emisión de dióxido de carbono que es uno de los principales componentes de desecho en las industrias, es contrarrestado con la siembra de árboles que lo utilizan y lo convierten a través de su metabolismo en oxígeno que respiramos y hace parte de la capa de ozono. Acaso no es lo más lógico exigirles a las compañías que siembren los mismos o la cantidad necesaria para contrarrestar los contaminantes. Mientras los gobiernos reaccionan ante ésta problemática que se viene encima a pasos agigantados debemos colocar nuestro grano de arena, por el simple hecho de vivir y consumir recursos. Retomar áreas verdes  y cuidar las especies de animales, es el compromiso mínimo que llevan viviendo en la tierra el mismo tiempo o más. 

domingo, 3 de abril de 2016

El origen del dinero y los bancos

Monedas doradas


Los ladrones existen desde que la humanidad tiene memoria, siempre han sido un problema social en las distintas culturas y ante ésta situación según los registros históricos en la antigua Mesopotamia hacia el año 2.000 a.C., se creo una gran bóveda por medio de las cuales las personas que querían proteger sus pertenencias (grano, ropas, etc), también prestaban grano a quien lo necesitare o lo vendían por monedas. 

Con el pasar de la historia ha presentado varias modificaciones, aunque conservando el mismo principio, predominó el oro y la plata como principales "monedas de cambio", determinada cantidad de oro podía comprar lo que la persona quisiese. 

El inicio del papel moneda siempre traerá a colación el cuento de los Goldsmith, una familia de orfebres que construyeron una caja fuerte para proteger el oro, la cual tenían custodiada por guardias. Los vecinos y comerciantes le pedían a él guardarle su oro, joyas o pertenencias de valor (seguramente por los ladrones) a cambio de una pequeña cantidad de oro. Empezaron a notar que casi ninguno de los vecinos retiraba el oro ahorrado y para evitar la laboriosa tarea de contar la cantidad de monedas, comenzaron a ofrecer unos papeles que representaban la cantidad de oro acumulado en relación a su grado de pureza, peso o tamaño. Entonces con ese papel podían comerciar y reemplazaba las incómodas monedas.

Después de un tiempo la gente venía a prestar dinero a cambio de un interés, en vez de entregarle el oro y plata, que no poseían entregaba los papeles que tenían validez en el comercio. Incluso hacía préstamos mucho mayores de la cantidad de oro que tenía guardado y finalmente se dio cuenta que el negocio no estaba en guardar dinero sino de la deuda de las personas.

Se fue difundiendo por toda Europa la idea de generar dinero y trataron de regularlo un poco a través de equivalencias en oro, pero con el crecimiento de los mismos éstos valores fueron cambiando las equivalencias, hasta desaparecer en la actualidad. 

Actualmente los bancos cuando hacen préstamo no ceden el dinero que tienen los otros ahorradores, sino de la promesa de pago al devolverla más un interés, que sería su ganancia, pero si no se cumple la promesa, se corre el riesgo de perder los bienes más preciados (firmados legalmente) como casa, carro, finca, etc. Lo que quiere decir que éstos crean el dinero a través de la deuda de las personas, crea cantidades ficticias de dinero colocados en la cuenta del cliente. 

Hasta hace unos años al mirar un billete de Dolar y muchas monedas de diferentes países, los billetes decían que los bancos debían pagar la cantidad equivalente en oro, si el portador lo desease, tal cómo muestra ésta imagen de un billete de aquella época. Hacia el año 1971 a través de la serie de políticas conocidas como "Nixon Shock", derogó el patrón oro, quitando la convertibilidad directa del dolar al oro. 

Dolar oro

Billete de 20 dólares oro estadounidenses, antes del año 1971



Billete de 20 dólares, actuales


Sólo imaginar, el caos que traería si todas las personas pidieran la cantidad equivalente de oro, que por cierto creo no tuviese ningún banco del mundo. En Colombia hacia el año 1990 el entonces Senador de la República Pablo Victoria Wilches se acercó a un Banco de la República a cambiar el equivalente a $ 5.000 pesos colombianos en oro, los cuales se lo negaron por resultado de varias vías judiciales, por un decreto de los años 30, que decía sobre la inconvertibilidad del peso a cualquier otra equivalencia, de hecho los billetes de aquel entonces decían pesos oro, para evitar ésta confusión o futuras demandas en las nuevas impresiones, se decidió quitar la palabra "oro" de los billetes, por lo cual no se llamarían pesos oro, sino simplemente pesos. 



Billete de mil pesos oro de Colombia de los años 90. 




Billete de cincuenta mil pesos en la actualidad


jueves, 3 de marzo de 2016

Historia de Lady Laura

Al crecer y convertirse en adulto, crece una cantidad de responsabilidades y problemas que toca asumir sólo o con compañía diferente a la familia, incluyendo a los hijos que son una motivación para continuar adelante en la vida. El mundo de los adultos contiene gran cantidad de responsabilidades, estrés y preocupaciones.

Cuando éstos problemas se tornan grandes y algunos de éstos no parecen tener solución, inmediatamente recordamos la época de la niñez y esperamos la ayuda de una de las superpersonas que nos acompañó en la infancia, nuestra madre, quien nos ayudaba y solucionaba los problemas que veíamos grandes en aquel entonces, cómo era una caída o algún raspón. Muchas veces necesitamos ese gran apoyo que nos brinda en nuestra vida nuestra madre quien con unas palabras tan simples, un abrazo o un beso nos reconforta a pesar de haber crecido. 

Ese sentimiento ha inspirado a muchas personas, cómo en el caso de Roberto Carlos, un gran cantante oriundo de Brasil, quien le dedicó la famosa canción "Lady Laura" el nombre con el que cariñosamente era conocida su madre Laura Moreira Braga Q.E.P.D. quien falleció a causa de problemas respiratorios. 

Una canción realmente hermosa, que acompaña una gran lírica y sintetiza en las estrofas ese gran sentimiento y añoranza de nuestra niñez y el amor hacia nuestra madre. Ésta misma canción fue interpretada por Roberto Carlos en el funeral de su madre, quien la despide con muchas lágrimas y dolor, cantando ésta magnifica composición.   


martes, 2 de febrero de 2016

El lamento de los que no hablan

El lamento de los que no hablan


Existen en la humanidad muchos accidentes y enfermedades neurológicas, hemos visto en alguna oportunidad sea en algún familiar o conocido permanecer en cama sin poder moverse y nos hemos cuestionado sobre qué sentirán las personas discapacitadas, las cuales no pueden hablar, es terrorífico imaginar la desesperanza de permanecer inmóvil e intentar mover partes del cuerpo sin tener el más mínimo éxito. 

Algunas de éstas enfermedades causan coma o estados de conciencia alterado, lesiones en el área de la memoria, áreas que coordinan el autoconcepto personal, por lo cual podría decirse que no "sentirían" aquella desesperanza producto de su enfermedad. 

He escuchado a muchas personas generalizar sobre la situación de éstas personas al decir que no sienten o no piensan, desconozco si lo dirán para evitar la parte dolorosa, pero lamentablemente existen enfermedades como los Accidentes Cerebro Vasculares y la famosa enfermedad del Ice Bucket Challenge, la esclerosis lateral amiotrófica, sólo afectan el área motora del cerebro conservando su pensamiento, sentimientos y dolor como lo sentiría cualquier persona. Como ejemplo tenemos al reconocido científico Stephen Hawking, el cual solamente puede mover un dedo y comunicarse a través de un sintetizador de voz, sin perder toda su genialidad que lo caracteriza. 

Debemos siempre colocarnos en el lugar de otro, así no sean las mismas condiciones por lo tanto sólo imaginar que pasa por las cabezas de éstas personas es terrorífico, cuanto sufrimiento, dolor o miedo miedo no experimentarán y sobre todo porqué la ciencia no ha encontrado una forma de comunicarse con ellos. 

Solamente permanecer en una posición única cansa después de unos minutos y se entumecen ciertas partes del cuerpo, pero al realizar movilización se calma. Que tal al sentir dolor por contracturas musculares o alguna parte del cuerpo que pique, porque la sensibilidad fina, dolor y temperatura ocupan áreas del cerebro distinta a la motilidad. Sin poder expresar una necesidad tan básica. 

A ciencia cierta no se sabe cuan alterada esté la percepción y las pesadillas pueden ser terribles. La depresión que se sentirá estar en esa forma y en algunos casos el olvido de la familia o por no ver sufriendo a las personas, seguramente más de uno de ellos deseará la muerte, sin poder expresarlo y lo peor sin poder buscarla, lo cual traería mayor ansiedad. A pesar que no sea en todos los casos y no en todas las enfermedades, puesto que muchos tienen una recuperación y cuentan la forma en que vivían esas experiencias. 

Existe una canción de Metallica llamada One, dónde trata toda esta situación y es un llamado a reflexionar sobre éstas situaciones que conviven con nosotros y no estamos inmunes de presentarlas o vivirlas en la familia. Asimismo nos hará reconocer lo humano y susceptibles, despertar, ayudar a personas y sobre todo escuchar el lamento de los que no hablan




Metallica - One (Subtitulado al español)

domingo, 17 de enero de 2016

¡Dedicar tiempo a nuestra vida!



Gran parte de nuestros problemas del día a día se deben a una falta de orden en muchas cosas. La sociedad moderna trae consigo un sinfín de responsabilidades, deberes, pagos, familia, estudio, amor, vida personal y un gran etcétera que toca cumplir prácticamente de forma obligatoria, al menos para el ciudadano promedio. 

No es un proceso fácil autoevaluarse, requiere de gran objetivismo, pero haciendo el ejercicio de imaginarse cada uno como un juez estricto que tiene que coordinar y cambiar muchas cosas en ciertas situaciones y buscar la opción más conveniente. Un buen punto de partida es trazar un plano sobre los cambios que queremos efectuar en nosotros, se sigue con una dedicación de tiempo para ello, aún cuando en la vida diaria se carezca de éste mismo, se planea y se hace un esfuerzo de poco tiempo, quince, treinta, minutos, etc. Con la constancia y el hábito se logra lo que se quiere. Hasta el árbol más grande fue una planta pequeña y frágil de dos hojas, con constancia y dedicación creció.

Así como invertimos nuestro preciado tiempo en el trabajo, se debería invertir a la recreación, la rutina es perjudicial en todo sentido, un cambio en la rutina, no está mal, es una pausa para despejar la cuadriculada mente por la rutina y tomar el impulso que necesitamos. 

No es recomendable perder el tiempo en cosas que no resulten productivas a nuestra vida, roban el preciado tiempo que si bien se tiene la ilusión que parece demasiado, es recomendable saberlo utilizar y sobre todo en nosotros, no vivir el sueño de las demás personas. La vida en pareja y la familia supuestamente es un sueño conjunto, por eso invertir tiempo con la pareja y la familia es invertir en nosotros, la felicidad y la paz del entorno familiar traerán consigo felicidad a la individual. 

Nuestra ciclo de vida requiere un equilibrio conjunto, una revisión frecuente y redireccionar si es necesario, para evitar caer en el peligro. Hablando con personas ancianas y personas con enfermedades terminales, dejan una gran enseñanza: No compartir tiempo y buenos momentos con las personas que más amamos y dejar de hacer lo que nos gusta por falta de tiempo es un suicidio programado, algo que seguramente nos arrepentiremos toda la vida.