martes, 27 de enero de 2015

Sobre el acoso sexual laboral



Durante este siglo se ha avanzado en legislación e igualdad de derechos de las mujeres; principales víctimas de acoso sexual laboral. En lo que respecta a países subdesarrollados se evidencia una mayor incidencia de este, por lo que países miembros de las Naciones Unidas en aras de combatir este enorme flagelos han establecido metas del milenio como pilar fundamental a la infancia y a las mujeres. 

Las condiciones de pobreza de estos países y la abrumadora necesidad de conseguir empleo, hacen que la mujer sea la principal víctima, aunque se ven en muchos casos hombres en situación similar. El cerebro masculino yace su atención en la parte visual mientras que la mujer desde la parte afectiva por lo que muchas veces puede ser considerada como un "objeto", el agresor busca satisfacer su demanda o capricho sexual mientras que la víctima su necesidad laboral. 

Sin justificar el claro abuso de poder y la forma tan miserable como actúan algunos jefes conscientes de la necesidad de quien solicita empleo o como condición para permanecer en éste.  Hay una escala utilizada por la OIT (Organización Internacional del Trabajo) y establece cinco grados:

Acoso leve: piropos, conversaciones de contenido sexual, piropos,
Acoso moderado: miradas, gestos morbosos, muecas.
Acoso medio: llamadas por teléfono, correos, cartas, invitaciones para salir con connotación sexual. 
Acoso fuerte: sujetar o acorralar, manoseos
Acoso muy fuerte: chantaje o presiones tanto físicas como psíquicas para tener contactos íntimos.

A pesar que la política de muchas empresas tienen al respecto, se siguen evidenciando muchos casos. La gran mayoría no son denunciados. Obviamente viola el principio de la libertad, causa muchos problemas laborales y muchos ausentismos. Sin mencionar el mar de sentimientos y el vulnerar su intimidad. 

¿Cómo evitar esto?
Deshágase de los prejuicios
Tenga un registro detallado de hora, fecha y escriba con amplio detalle lo sucedido.  
Indague en la empresa sobre casos similares.
Consulte a un representante legal o sindical 
Confronte al acosador con lo anterior.