lunes, 8 de diciembre de 2014

El día de las velitas


















Se trata de una festividad tradicional en el pueblo colombiano e incluso en varios países. Se trata de encender y colocar múltiples velas de colores o faroles en las terrazas de las casas, calles o en parques cercanos. Bien sea en la noche del 7 de diciembre o en la madrugada del 8 de diciembre, la hora y forma varía según la región de Colombia, conservando siempre la esencia de la misma. Esta celebración tiene sus orígenes en la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción en el año 1854 por el papa Pio IX.

A pesar de su tradición, se resalta la increíble belleza, en la cual se ven inundadas cada calle del país. Desde sus múltiples colores en su base de cera con el fuego ondulando simétricamente, resaltando en la oscuridad como la esperanza iluminando y llamando hacia lo infinito, contrastando con la oscuridad, ambas siendo cómplices de tan sutil belleza.

Representa en la familia un momento de reunirse a compartir, los niños jugando, música tradicional escuchándose en cada casa y todo esto reunido lo convierte en momentos inolvidables como aquellas buenas épocas de la infancia.