martes, 26 de agosto de 2014

¿Doblar cucharas o la mente?




Se introdujo el concepto de telequinesis hace algo más de cien años. Consiste en desplazar o mover objetos sin intervención de un método conocido. En películas aparece la telequinesis como parte de habilidades especiales o seguramente se habrá leído, escuchado o contado relatos sobre personas que hallan doblado cucharas, personas que se convirtieron en estrellas por lograr hacer tan famoso acto.

Ésta habilidad ha sido leída en libros que prometen desarrollarla o en relatos de personas que la hayan obtenido. Igualmente todos nosotros habríamos intentado doblar una cuchara o desplazar un objeto por más pequeño que sea.

Sin intentar utilizar medios físicos directos, se doblaría perfectamente la mente al intentarlo, es más fácil alucinar que se pudo conseguir o fingir que se logró. Lo anterior, puede ser un mecanismo de defensa de la mente para satisfacer aquel deseo, que a la fecha no ha sido demostrado sea realizado por alguien sin trucos ilusionistas. En los sueños aparecerá esta idea, tratando de cumplirla hasta cuando se de cuenta de los límites.

Algunas personas que escuchen la historia y el éxito obtenido la tomará como cierta, otros dudarán y otros simplemente no aceptan la historia por carecer de sentido común. Se generarán historias y nuevos rumores.

Esta es solo una de tantas historias de cucharas que tenemos a diario y no se puede simplemente doblarlas objetivamente sino en la forma que la creencia lo permite. La mejor forma de llevar los sueños a la realidad es por la vía de lo posible y en ocasiones lo tangible de alcanzar, lo que no aparente ser posible puede ser que simplemente no ha sido descubierto.